«Reflections On Process in Sound», Vol.2

|

Hace pocos días, la revista en línea «Reflections On Process in Sound», editada por Iris Garrelfs, publicó su segundo número.

En esta edición, la revista aborda la cuestión del trabajo procesual en sonido a través de dos líneas generales de acercamiento: por una parte, hay artículos en los que artistas sonoros hablan de sus propios procesos de trabajo, como es el caso de la fotógrafa y artista sonora Tansy Spinks, y un extracto del diario de trabajo de Maria Papadomanolaki.

Por otra parte, este número incluye la entrevista a Brandon LaBelle por Anna Raimondo que ./mediateletipos))) ya publicó en el primero de su serie de Cuadernos, y añade dos muy interesantes conversaciones entre artistas, comisarias y agentes culturales: la conversación entre Lucia Farinati y Claudia Firth, y la de Farinati, Rita Correddu y Elena Biserna sobre la pieza «Come una possibilità di incontro».

Más información, así como el número anterior de la revista, en su web.

Moogfest

|

Moogfest is an annual two to five-day electronic music festival that takes place in Asheville, North Carolina, United States towards the end of April. The festival is held in Asheville because it is the city where Robert Arthur “Bob” Moog, the inventor of the Moog synthesizer and founding father of electronic music, spent the last thirty years of his life. It is said that Moogfest is put on to honor the creativity and inventiveness that Bob Moog had spread throughout the course of his life. Since Moogfest is an urban music festival, taking place in downtown Asheville, it is spread out across multiple venues.

¿Tienes acúfenos? Toma MDMA

|

Hace algunas semanas que se publicó una noticia que declara que el MDMA puede ser una sustancia para paliar los síntomas del tinnitus o de los acúfenos. Todavía no saben bien por qué y comenzarán en breve con un estudio más profundo que demuestre que el uso de esta sustancia pueda estar justificado para paliar los efectos del tinnitus.

Europeana Sounds

|

The Europeana Sounds project was launched on 1 February 2014. This three-year project, co-funded by the European Commission, will give online access to a critical mass of audiovisual digital-objects by January 2017. Over 540,000 high quality sound recordings will be available via Europeana, from classical and folk music, to environmental sounds from the natural world as well as oral memories.

The project, coordinated by the British Library, is a partnership among 24 national libraries, sound institutions, research centres, and universities from 12 European countries.

The sounds selected for this project embrace the breadth of Europe’s cultural heritage : classical music and contemporary performances with timeless and universal appeal ; traditional and folk music and storytelling ; sound effects, environmental sounds and noises from the natural world; languages, accents and dialects and oral recollections, all with a particular resonance in different regions. Together these collections reflect the diverse cultures, histories, languages and creativity of the peoples of Europe over the past 130 years.

Órganos de mareas

|

Un órgano de mareas es un instrumento musical que funciona, como su propio nombre indica, gracias a la subida de la marea. Cuando sube la marea, las olas empujan ráfagas de aire a través de los tubos del órgano, provocando que suene.

El High Tide Organ de Blackpool, en el vídeo que abre este post, fue construido en 2002 como parte de una serie de esculturas situadas en el paseo marítimo de Blackpool (Reino Unido). Se trata de un órgano construido de cemento, hierro, zinc y cobre, con ocho tubos en el rompeolas y 18 en el propio órgano. El sonido depende únicamente del mar, como en todos los órganos de mareas, lo que implica que durante algunos momentos en los que el mar está muy tranquilo no suena.

En San Francisco (Estados Unidos), hay otro de estos órganos que algunos describen como «un lugar y un fenómeno». Este Wave Organ fue construido en 1986 y su sonido oscila entre ruidos sordos, borboteos, zumbidos y silbidos dependiendo de los movimientos de las olas. La estructura es de piedra y tiene bancos para que los visitantes se pueden sentar a escuchar cerca de las aperturas de los tubos.

En Zadar (Croacia), existe otro de estos órganos llamado Sea Organ. Construido en 2005, en este caso la estructura se compone de unos grandes escalones y un sistema de tubos de polietileno con una cavidad resonante.

¡Hola, ./mediateletipos)))!

|

./mediateletipos en octubre 2006, a poco de que yo lo conociera. (La Wayback Machine del Internet Archive es lo más.)

Pensé que, recién incorporado al equipo de mediateletipos, lo suyo sería empezar presentándome. Así que vaya por delante un poco de background.

Mi primer contacto con el arte sonoro se produjo allá a mediados-finales de los 90, y conseguir recabar información sobre estas prácticas era difícil. Me tenía que contentar con las copias en cassette que me hacía de los CDs de (((RAS))) que me pasaba Jaime Vallaure, ese folleto del Archivo de Arte Sonoro de José Antonio Sarmiento en el Centro de Creación Experimental de Cuenca que José Luis Espejo puso sobre la mesa hace unas semanas en la presentación de MASE, y, bueno, mucha rabia por no poder sintonizar Radio Fontana Mix desde el centro de Madrid. En general, el acceso al arte sonoro, tanto a piezas como a textos relacionados, me resultaba increíblemente complicado.

(Bueno, no todo era frustración. Tuve mis momentos de epifanía. Como encontrarme una copia de la cassette «Motores» de Isidoro Valcárcel Medina en Diskpol. Sí, como podéis ver, hace década y media, gran parte de la actividad en este ámbito orbitaba alrededor del Centro de Creación Experimental de la Universidad de Castilla-La Mancha en Cuenca.)

Allá en 2005-2006, ya con banda ancha en casa, bueno, el acceso a información dejó de ser un problema para mí. Descubrir webs como artesonoro.org y su hermana mediateletipos.net, me ofreció un alijo de datos, enlaces, pero también de crítica y de reflexión que han sido fundamentales en lo que he aprendido y sigo aprendiendo sobre esto. En concreto, en mediateletipos tuve mi primer contacto con los mapas sonoros que producía el colectivo Escoitar, conocí proyectos como SoundTransit, tuve mis primeros conocimientos de técnicas de grabación y tipos de microfonía, aprendí sobre la historia de la fonografía, conocí autores, colectivos, textos, proyectos que han significado mucho para mí.

En resumidas cuentas: le debo mucho a mediateletipos.

Así que, cómo no, es un gran placer y un gran honor pasar a formar parte de esto. Para mí, que soy persona más dada a atravesar comunidades que a pertenecer a ellas, a veces me resulta difícil sentirme «parte» de un proyecto. Y también es cierto que siempre entendí mediateletipos como una comunidad rizomática, descentralizada, en red, que opera en función de qué nodos se activan y qué otros nodos responden/los siguen; para entendernos, que no se puede ser «de» mediateletipos, se puede trabajar «con» mediateletipos.

En cualquier caso, espero estar a la altura.

Entre las cosas que he estado pensando, las cosas por las que me intereso, y las cosas que puedo contribuir al proyecto, están las siguientes:

  • Pedagogías de la escucha

Es lo que más me interesa últimamente, y en lo que más estoy trabajando ahora mismo. Sí, los queridos Ultra-red tienen gran parte de culpa en esto, pero, al margen de ellos y de sus protocolos, me interesa todo lo que pueda permitir una interpretación colectiva de lo aural que cortocircuite las nociones convencionales de autora-obra-distribución-consumo.

En esta línea, hay un gran legado de iniciativas e investigaciones que merecería la pena mencionar en mediateletipos. Nos podemos remontar a los paseos sonors de Hildegard Westerkamp, o a Pauline Oliveros y su Deep Listening, y también nos podemos centrar en iniciativas más recientes en esta línea. En cualquier caso, el Manifiesto Colectivo de Arika (que otra mediateletipa, Blanca Rego, tradujo para el fanzine Ursonate) bien merece un poco más de atención/lectura/escucha.

  • Investigación sonora militante

(Gran sorpresa, esto.)

Esto engloba lo anterior, y, de alguna manera, es el prisma por el que me acerco a todo lo que tiene que ver con lo sonoro. Cara a cómo abordarlo en mediateletipos, me gustaría buscar formas de salir de los “clásicos” de toda la vida.

En la segunda sesión de la presentación de MASE, José Luis Espejo presentó una ponencia en la que cuestionaba la tan relamida costumbre que tenemos de elaborar(nos) genealogías artísticas y panteones. Una gran inercia hacia dar legitimidad al trabajo propio a través de una ficción del pasado. Parte del problema a la hora de entender lo sonoro desde una perspectiva social es que tendemos a hacer una operación similar: empezamos por Ultra-red, pasamos por Chris DeLaurenti, y… Me gustaría dar con otras formas de abordar esto, algo que no pareciera una “vida de santos”.

  • Y mucho más.

Claro, mis intereses y prácticas no se limitan a esto, pero del resto de cosas – cartografía sonora, locative audio, sonido y espacio social, políticas de control sonoro, armas sonoras, políticas del ruido… – francamente, creo que me toca seguir aprendiendo del resto de integrantes de mediateletipos.

Así que valga esto como una forma de presentación / un pequeño relato / una tentativa de hoja de ruta.

Sigo a la escucha.

Qué pasa cuándo le das un walkman a un niño del siglo XXI

|

Curación por música

|

Esta imagen, perteneciente a un edición de De somno et vigilia de Aristóteles, representa, según Peter Szendy (Escucha: Una historia del oído melómano), a un enfermo recibiendo melodías a través de una oreja para calmar los silbidos que sufre en la otra, apoyada sobre la palma de su mano.

Recordings of Pygmy Music from the 1946

|

This is a series of recordings made in 1946 as part of the “Ogooué-Congo” mission, a French scientific expedition led by ethnologist Noël Ballif through Middle-Congo and Gabon with a purpose to discover and study the Pygmy peoples. During the trip, several hundred recordings of Pygmy music were made by ethnomusicologist Gilbert Rouget, audio engineer André Didier and filmmaker Pierre-Dominique Gaisseau for the “Musée de l’Homme” in Paris. In addition to 34 noncommercial 78 rpm records pressed by the museum following the mission, several sides were also released by Paris-based labels Pathé and La Boîte à Musique (BAM) as well as by Smithsonian Folkways. In this selection, you can listen to the three records published in 1948 on the BAM label as part of the set “Musiques Pygmées et Nègres d’Afrique Equatoriale Française”. +

How sound affects the taste of our food

|

High-frequency sounds enhance the sweetness in food, while low frequencies bring out the bitterness. So could sound replace sugar? And what kind of music should restaurants play?

I am sitting at my kitchen table eating chocolate in the name of science. (Turns out I’m pretty good at science.) I’m trying out some “sonic seasoning” whereby, if I listen to a low-pitched sound, my taste awareness somehow shrinks to the back of my tongue and focuses on the chocolate’s bitter elements. When I switch to a high frequency, the floodgates to sweetness open up and my entire mouth kicks back in a warm, sugary bath. (Try it yourself here.) It is a curious sensation because it doesn’t feel, to me at least, as if the chocolate tastes different. It is more that the sounds are twisting my grey matter, changing how it perceives the taste. +